21 mar. 2005

Compromiso de padres

Foto que muestra a un grupo de apoderados conversando sentados en las sillas de una sala de clasesNo nos cansaremos en esta columna en insistir en la importancia de poner atención en mejorar la calidad de nuestra educación y en la importancia de un compromiso de país.

Si Chile quiere seguir creciendo y si cada padre y madre quiere que sus hijos tengan mejores oportunidades que las que ellos tuvieron, es indispensable que la calidad de lo que los niños aprenden, o lo que es lo mismo visto desde el otro lado, el de los responsables, la calidad de lo que se les enseña y la forma en que se les enseña, sea asumida por todos los actores.

Este es un buen momento, ahora que comienza el año escolar, para que padres y madres renueven y profundicen su compromiso con la educación de sus hijos. La nueva ley que promueve la formación de consejos escolares es una excelente excusa para participar más activamente. Sin la presencia de los apoderados, la experiencia de aprendizaje de los niños será más pobre. Con su apoyo, compañía, participación y compromiso, nuestros hijos e hijas prenderán más, aprenderán mejor y nuestro país ganará mejores ciudadanos para su futuro.

14 mar. 2005

Excelencia docente

Equívoco resulta el anuncio del MINEDUC de que “aumentó en un 27%” el número de profesores que obtuvieron la Asignación de Excelencia Pedagógica este año. Es cierto, el 2004 se asignó a 409 postulantes y el 2005 a 522: matemáticamente impecable.

Pero la verdad es que el 2004, postularon 941 docentes (o sea, casi la mitad de ellos merecieron la asignación) y el 2005 postularon 1.621 (o sea, menos de un tercio de los postulantes ganaron la asignación).

La peor parte es que, tratándose de una asignación voluntaria a la que postulan aquellos docentes que se consideran a sí mismos como “buenos docentes”, es bien preocupante que sólo 2.500 profesores se hayan presentado en dos años (poco más del 2% de los profesores activos de Chile).

Y si debe preocuparnos el que los profesores no estén dispuestos a ser evaluados ni siquiera para recibir el reconocimiento del sistema y un premio en dinero, más debe preocuparnos que sólo el 0,8% de los profesores de Chile pueda ser considerado hoy día como “excelente”.

6 mar. 2005

Insólita irresponsabilidad de directivos

Foto que muestra a un grupo de niños en uniforme escolar sentados en una sala de clasesRecientemente la Universidad Central ha publicado los resultados de una encuesta a directores de establecimientos educacionales de la Región Metropolitana, en la que generosamente concluyen que ellos y su gestión no tiene mayor influencia en los malos resultados educativos de los niños, contradiciendo la evidencia de infinidad de estudios que han demostrado cómo un adecuado liderazgo en las escuelas repercute de manera directa en los resultados.

La ex ministra Aylwin, que participó de este estudio, ha llamado con razón la atención sobre la gravedad de esta mirada irresponsable, en la que los directivos siempre prefieren ver en otros (los padres, los profesores, el sistema, el ministerio) la responsabilidad sobre los resultados de su trabajo, pero nunca asumiendo que ellos tienen un papel principal que desempeñar.

Este es una costumbre que, para hacer justicia, no sólo es privativa de los directores. El Colegio de Profesores se ha negado a la evaluación de los docentes reclamando que no se puede responsabilizar de la mala educación a los profesores. Los sotenedores, públicos y privados, reclaman que nos es su culpa, sino la falta de políticas y recursos adecuados de parte del Ministerio. El MINEDUC, dice que ha puesto las condiciones para mejorar la calidad, pero que ahora es tarea de los establecimientos, y los establecimientos, alegan que la falta de apoyo de las familias impide mejorar los resultados. ¿Quién podrá, entonces, defender a nuestros niños de la mala calidad de sus aprendizajes si nadie asume su responabilidad?

Creative Commons License

Esta obra está bajo una
licencia de Creative Commons.