4 abr. 2005

Calidad: Quién dijo?

Si usted quiere saber qué programa de televisión tiene más audiencia o cuál es la “denominación de origen” de un vino o comprar cualquier producto, la certificación de un laboratorio o una universidad puede ayudarle a decidir entre una marca y otra.

Sin embargo, cuando se trata de la calidad de la educación hay poca información objetiva que ayude a los padres a elegir entre un establecimiento u otro. El “prestigio” pasado no asegura que se siga impartiendo una educación de calidad. Ni siquiera el SIMCE es un indicador riguroso, ya que se aplica en distintos niveles alternativamente y acceder a información precisa y comparable no es fácil para las familias.

El sello que entrega el “Consejo Nacional de Certificación de la Calidad de la Gestión Escolar” se puede transformar en un importante indicador. Una buena gestión se traduce en mejores aprendizajes. En la medida en que padres y apoderados lo exijan a sus escuelas y liceos; y directivos y sostenedores lo consideren en su trabajo, podremos contar con información objetiva y confiable sobre la forma en que se conduce la educación de nuestros hijos.

Creative Commons License

Esta obra está bajo una
licencia de Creative Commons.