12 jun. 2006

15 cosas que hago con mi iPod (además de escuchar música)

Fotografía de tres iPods en distintos ángulos, sobre fondo negroHay quien cree aún que los iPod son reproductores de música mp3. Para ampliar la mirada, propongo aquí algunos de los usos que se le puede dar además del más obvio de amenizar musicalmente nuestros mejores momentos.
  1. Respaldar las fotos que están en el computador y que aún no he respaldado en CD.
  2. Llevar conmigo las fotos recientes (seis meses) de mis hijos para mostrarlas cuando me preguntan qué tan grandes están.
  3. Suscribirme a programas de radio y podcast que me interesan para escucharlos en el momento que quiera y pueda.
  4. Bajar y guardar videos de temas interesantes.
  5. Comprimir y llevar videos de películas para que mis hijos vean fuera de casa.
  6. Sincronizar mi agenda para mantener al día mis compromisos y un respaldo de la agenda del computador.
  7. Sincronizar las direcciones y datos de mis contactos, para tenerlos siempre a mano.
  8. Sincronizar Notas de texto que me puedan aportar información relevante en determinado momento (ahora tengo toda la información sobre el Mundial de Fútbol).
  9. Respaldar los archivos del computador, con un programa que permite hacer ese respaldo con sólo conectar mi iPod.
  10. Copiar las letras de las canciones y así tener la posibilidad de cantar o simplemente seguir las canciones.
  11. Guardar presentaciones para proyectarlas desde el iPod en caso de que el computador falle.
  12. Sincronizar con sitios de noticias para llevar en el iPod las últimas noticias de los temas que me interesan.
  13. Usarlo como disco duro portátil para traspasar archivos de un computador a otro.
  14. Jugar con los juegos disponibles, en particular una especie de versión de "si se la sabe ¡cante!"
  15. Ambientar y animar una fiesta con una lista de reproducción que actúa como DJ toda la noche.

No saber ganar

fotografía de un grupo de escolares en una protesta en la calleSiguiendo la metáfora del Mundial de Fútbol, se puede resumir el resultado del conflicto estudiantil diciendo que fueron un equipo que no supo ganar.

El partido comenzó con gran sorpresa para el equipo del gobierno, que sabiéndose más poderoso, miró en menos al equipo rival y lo dejó desplegar su juego con total libertad. Los estudiantes aprovecharon la oportunidad y desplegaron un juego ágil, vistoso y muy inteligente.

Apenas comenzado el partido, los estudiantes recordaron que en noviembre del 2005 habían entregado un documento al ministerio con sus propuestas y demandas, y que hasta la fecha no habían obtenido ninguna respuesta: 1 - 0.

El gobierno entendió que había sido sólo un golpe de suerte y continuó confiado en su capacidad de revertir rápidamente el resultado. Cuando desde el ministerio de trataba de minimizar el movimiento y explicar que se trataba de pequeños grupos politizados, más y más liceos se sumaron a la protesta: 2 - 0.

Cuando se iba la primera etapa, el gobierno probó a desafiar a los estudiantes señalando que se trataba de grupos violentos y descontrolados. El equipo estudiantil se replegó en su propio campo, poniendo a los estudiantes dentro de los establecimientos, para que no pudieran ser acusados de la violencia de las calles. Con ese excelente juego de contragolpe, los estudiantes lograron otra cifra antes del descanso: 3 - 0.

Así terminó el primer tiempo. En los camarines, el gobierno se dio cuenta que tenía que tomar en serio al rival y poner más empeño y transpiración para sacar adelante el partido, por lo que las instrucciones fueron claras: había que salir a la cancha con otro espíritu.

Pero el pobre desempeño del primer tiempo no sólo no mejoró, sino que se hizo más patente la falta de recursos: el ministro de educación invitó a una mesa de diálogo, dijo que podían ir algunos estudiantes, después que podían ir todos, y después no asistió, y después si asistió, pero no logró canalizar las demandas de los estudiantes. Autogol: 4 -0.

El gobierno entró en franca preocupación, no sólo por el baile en la cancha, sino porque la galería estaba completamente volcada en favor de los estudiantes. Cuando sólo quedaban diez minutos, la capitana del equipo se luce en una jugada personal y mediante cadena nacional se hace cargo de todas las demandas de los estudiantes, dándoles respuesta más allá de lo que probablemente los propios estudiantes esperaban. 4 - 1.

Y aquí es donde el equipo estudiantil perdió la concentración, el orden y el espíritu. Al día siguiente había que declarar el triunfo, cuidar el resultado en los minutos que restaban. En lugar de ello, se declaran insatisfechos y ratifican un llamado a paro social para el lunes, con lo que buena parte de la galería comienza a sospechar de las motivaciones de todos los dirigentes: autogol 4 - 2.

Para colmo, en la preparación del paro se conoce de la participación de "asesores" adultos de los dirigentes estudiantiles, lo que acrecienta la imagen de un movimiento infiltrado con fines distintos de los planteados originalmente. Otro autogol: 4 - 3.

El martes después del paro y el miércoles tras la constitución de la Comisión Asesora Presidencial, en la que los estudiantes tienen asientos reservados, tienen la última oportunidad de cerrar el partido con un triunfo. Pero entonces se revelan las divisiones entre los dirigentes, algunos liceos se descuelgan, los protagonismos personales se despliegan, se repiten los accidentes en establecimientos tomados, poniendo en tela de juicio la capacidad de los estudiantes para controlar la situación. El gobierno, sin jugar mejor, logra en el contrataque establecer la duda en la ciudadanía y la convicción de que a los estudiantes se les pasó la mano: 4 - 4.

Y así, en un partido que se tenía asegurado, en el que jugaron mejor, los estudiantes deben resignar un empate final, que para el gobierno tiene sabor a triunfo, porque es difícil imaginar que jugaran peor y para ellos un sabor amargo de derrota, aunque consiguieron todo lo que se habían propuesto al iniciar el movimiento. El partido terminó cuando los estudiantes aceptaron lo mismo que podrían haber aceptado ese viernes glorioso, en que el marcador señalaba un 4 -1 inapelable y cuando el estadio coreaba al unísono su apoyo. Pero no supieron ganar.

17 feb. 2006

Apple y Microsoft se baten a duelo

fotografías de Steve jobs, CEO de Apple, y Bill ates, Presidente de Microsoft, ambos haciendo una presentación
Habrá pocas cosas más interesante en los próximos meses, en el mundo de las tecnologías de la información, que seguir de cerca los movimientos que hagan Apple y Microsoft. Aunque hasta ahora la sutileza y las buenas maneras han imperado, no es demasiada audacia predecir que más temprano que tarde una de las empresas intentará sacar el revólver y de la rápidez de los reflejos dependerá la sobrevivencia.

Veamos los hechos. Apple se ha consolidado financieramente, después de algunos años difíciles, gracias a la venta de los Macs de la mano del genio marketero de Steve Jobs, que volvió a dar a los Macs el glamour de sus primeras generaciones. Pero sobre todo, gracias al Ipod, el reproductor de audio, fotos, videos, archivos etc. que nos tiene ya acostumbrados a dos versiones nuevas por año. El Ipod tiene completamente tomado ese mercado (con cerca del 90% de cuota y 14 millones de aparatos vendido sólo el último trimestre del 2005).

En paralelo, Apple desarrolló sobre la base de UNIX, el sistema operativo estándar en el mundo de los servidores y la ingeniería de sistemas, una interfaz gráfica que ha ido mejorando en cada una de sus ya cuatro versiones, lo que lo ha convertido (y esto es un consenso bastante universal) en el sistema operativo más robusto, más seguro y más chic del momento. La esperanzas de Microsoft están puesta en Microsoft Vista, su nuevo sistema operativo que debiera salir este año... o el próximo, y que promete para los usuarios de Windows algunas opciones que los usuarios de Mac ya tienen disponibles hace rato, y por supuesto algunas cosas más.

Por otro lado, Apple desarrolló su estrategia de hardware sobre la base de su alianza con Motorola e IBM para la producción de los chips PowerPC. De este modo, su posderoso sistema operativo contaba con un hardware "propietario" único. Sin embargo, la alianza tuvo problemas en la producción y finalmente Apple terminó desechándola y, para sorpresa de muchos, comenzó la producción de Macintosh con equipos que ahora usan procesadores Intel, los mismos que por años han soportado el desarrollo de Windows.

Por supuesto, Apple se ha preocuado de asegurar que sus equipos sólo corran MacOS X (y no Windows) y que otros equipos con procesadores Intel no puedan correr MacOS X para proteger su inversión en la producción de su hardware. Sin embargo, ya hay tres o cuatro grupos trabajando en romper esas protecciones para ampliar las posibilidades de instalación, obligando a Apple a presentar recursos judiciales para proteger su propiedad industrial.

Donde está el punto aquí. Apple tiene HOY un sistema operativo que es más potente, más seguro y más amigable que Windows y que corre sobre el mismo hardware, y la única razón por la que no lo pone a la venta abiertamente y sale a pelear el mercado de Windows es... porque no quiere.

La pregunta que me hago es: ¿hasta cuándo podrá resistir la tentación? Yo hago mi apuesta. Apple podría estar esperando que Windows Vista salga a la calle. Todos los rumores parecen indicar que pese al gran salto que Gates viene prometiendo desde hace años, el gran salto no ocurrirá y los usuarios accederán a una versión más estilizada y con nuevas prestaciones del sistema operativo actual, pero nada revolucionario. Si es así, Apple tendrá la oportunidad, probablemente con el MacOS X 10.5, de intentar el asalto, pero...

Microsoft no se ha quedado tranquila. Junto con mantener la promesa de Windows Vista será un mejoramiento sustancial (especialmente en el tema de la seguridad que ha sido el principal dolor de cabeza para los usuarios de Windows), Gates deslizó una sutil jugada. Anunció que estaban "pensando seriamente" entrar en mercado de... los reproductores de música digital y amenazar el reinado de Apple y su Ipod.

Las primeras cartas están sobre la mesa. Hay que seguir atentos el juego. Es cierto, la contienda es desigual, Microsoft es una empresa mucho más grande y con mayor capital para arriesgar que Apple, pero no puede descuidarse. El corazón de su negocio es Windows, si Vista no es lo que promete, se verá debilitada. Apple también arriesga. No tiene la fortuna de Gates para iniciar una lucha cuerpo a cuerpo contra Microsoft y, si decide el asalto, va a tener que ser muy cuidadosa, para no morir en el intento.

Creative Commons License

Esta obra está bajo una
licencia de Creative Commons.