27 may. 2007

La Prioridad es la calidad

composición de tres fotografías: en una un profesor y ds estudiantes escribiendo en una pizarra, en la segunda reglas y escuadras, en la tercera, un niño escribiendo en un cuadernoLa evidencia, aunque no es definitiva ni exhaustiva, parece contundente a la hora de evaluar el impacto de la educación particular subvencionada en el logro de mejores resultados educativos. Igualadas las condiciones de origen socioeconómico, escuelas bajo administración municipal o privada obtienen resultados similares en las pruebas estandarizadas de medición de la calidad.

Puede decirse, entonces, que no ha resultado real el argumento de que la sola competencia entre las escuelas, introducida por el mecanismo de establecer bajas barreras de entrada a los privados y la publicación de los resultados, haya repercutido en mejores resultados educativos para el país, por más que algunos medios se hayan empeñado en afirmarlo así, contra toda evidencia.

Pero también es cierto que las escuelas de administración privada tampoco lo han hecho peor que las públicas. La visión de quienes se inclinan más ideológicamente a una participación más activa o incluso, derechamente exclusiva del Estado en el ámbito educativo, tiende a sostener el estigma sobre la educación privada de que esta, concentrada en “maximizar las utilidades del sostenedor” han abandonado todo empeño por entregar una educación de calidad, otra vez, contra toda evidencia.

La realidad parece ser que en el ámbito educativo, las escuelas municipales y privadas lo hacen igual de mal, lo que se refleja tanto en el SIMCE como en las pruebas estandarizadas internacionales en las que ha participado Chile, las que, por cierto, también reflejan una baja calidad relativa de las escuelas particulares pagadas, con el agravante de que en ellas el gasto por alumno alcanza a siete u ocho veces el que se destina a los estudiantes de la educación subvencionada.

La definición de políticas públicas requiere capacidad para priorizar las acciones a realizar. No sólo porque los recursos son limitados (regla económica básica), sino también porque toda política pública se ejecuta sobre sistemas sociales, políticos y culturales complejos, en los que mover una pieza (a veces el sólo anuncio de un estudio tendiente a mover esa pieza) genera efectos en otros puntos del sistema, a veces remotos e invisibles a primera vista.

Esto es especialmente sensible en el ámbito educativos, por la relevancia central que tiene en las expectativas de crecimiento e integración de las personas y las familias, por la enorme cantidad de actores involucrados, cada uno con sus legítimos intereses y necesidades, y por su impacto de largo plazo, siempre difícil de predecir en su total dimensión.

La priorización requiere necesariamente tomar decisiones, a menudo difíciles, acerca de aspectos que aunque parezcan razonables, no son suficientemente relevantes. La decisión sobre ello tiene como condición necesaria la mayor claridad posible sobre los objetivos de política, es decir, los efectos finales esperados por la acción de quienes están encargados de tomar esas decisiones.

Si el gran desafío de Chile hoy es el mejoramiento de la calidad de sus resultados educativos, a la luz de los antecedentes propuestos precedentemente, no parece interesante concentrar la atención en la naturaleza jurídica de los sostenedores (públicos o privados), tal como lo ha propuesto el proyecto de Ley General de Educación, actualmente en el Parlamento. Una “revisión del diseño institucional” de la educación chilena tendría sentido sólo en cuanto tuviéramos la convicción, o al menos evidencias generales, de que efectivamente ese factor tiene impacto en los resultados educativos, cosa que no ocurre.

La necesidad de foco es una condición de éxito importante para la gestión en general, y también para la gestión pública. Si la urgencia-país es mejorar sus resultados, debemos concentrar los recursos, los esfuerzos y la discusión social en torno a aquellos factores que de verdad tendrán impacto, ojalá en el más breve plazo, en lo que niñas, niños y jóvenes aprenden.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Creative Commons License

Esta obra está bajo una
licencia de Creative Commons.