17 jun. 2008

El (des)Acuerdo Educacional

Foto del momento en que se firmó el acuerdo educacional entre el gobierno y la opisiciónNo deja de ser impresionante lo que está pasando con el (des)acuerdo en educación en torno a la Ley General. A nadie parece importarle demasiado el mejoramiento de la calidad de la educación que reciben niñas y niños, preocupados cada uno más de posicionarse y sobre todo, de dar "señales", "lecciones" o "sacar al pizarrón" a los adversarios.

La construcción de políticas públicas en general, y muy especialmente en el ámbito de la educación, requiere de grandes consensos nacionales. Toda experiencia histórica de procesos impuestos a la fuerza ha demostrado su completo desastre. Por el contrario, los países que han logrado importantes acuerdos (mucho más de fondo que el que hoy se discute en Chile) son los que han experimentado los mayores saltos en la calidad de sus sistemas educativos (Irlanda, Finlandia, Corea, por nombrar algunos).

Hace algunos meses, con mucho esfuerzo, se alcanzaron acuerdos en algunos de los temas que han rondado hace ya varios años a nuestra educación. Por supuesto que, como en todo acuerdo, hubo cosas que quedaron fuera, porque ninguna de las partes pudo convencer a las demás de su posición. Es parte de la construcción de consensos, debo estar disponible para que no se haga todo lo que yo quisiera.

Desde entonces, desde la derecha y la izquierda, desde el gobierno y la oposición, los estudiantes (los que protestan) y los profesores (idem), han intentado borrar con el codo lo que firmaron con la mano, justamente porque nadie se siente plenamente representado por el acuerdo, como si fuera remotamente posible que así fuera.

El resultado es una discusión de sordos, en la que nadie está interesado en defender los avances (por pocos que sean) y se ha preferido atizar el conflicto, que a estas alturas parece convenir a todos, menos a los estudiantes del sistema escolar, que siguen recibiendo una educación de mala calidad.

Así, la derecha puede denunciar la incompetencia del gobierno y la falta de liderazgo y autoridad para sostener lo acordado; el gobierno puede relevar la falta de flexibilidad y sensibilidad de la derecha hacia la educación pública y sus conflictos internos; el colegio de profesores puede seguir escondiendo la responsabilidad de los docentes y la falta de visión educativa de la organización; los estudiantes pueden tener su aventura en la calle.

Mientras tanto, 140 mil profesores que no se "movilizan", quisieran claridad, tiempo y apoyo para cumplir su tarea educativa. Mientras tanto, 3,5 millones de estudiantes asisten a escuelas desfinanciadas y desmotivadas. Mientras tanto, 5 millones de padres y apoderados sueñan con una educación que de verdad les abra oportunidades a sus hijos e hijas.

Y ahora, ¿quién podrá defenderlos?

 

1 comentario:

  1. El problema esta en el arbol que impide descubrir el bosque

    http://pedroaranda.blogspot.com/2008/06/el-eje-de-la-educacion.html

    ResponderEliminar

Creative Commons License

Esta obra está bajo una
licencia de Creative Commons.