3 dic. 2010

Seguridad en línea de niños y adolescentes

El Centro de Berkman para Internet y la Sociedad de la Universidad de Harvard en conjunto con UNICEF, reunió el pasado octubre , a 23 expertos a discutir el documento base: “Working towards a deeper understanding for digital safety for Children and Young People in Developing Nations” (Trabajando para un mayor entendimiento de la seguridad en línea de niños y adolescentes en naciones en desarrollo). Los participantes representaban a todas las regiones, con expertos que viajaron desde Sudáfrica, Bahrain e India para asistir a la reunión de dos días.

Por América Latina estuvieron presentes los siguientes expertos, de Brasil: Luiz Moncau de la Fundaçao Getulio Vargas y Thiago Taveres de Safernet Brazil y Carlos Gregorio del Instituto de Investigación para la Justicia, Argentina.

19 nov. 2010

Tecnologías en Educación: Por qué, para qué y cómo

Síntesis de presentación en el Foro de Competitividad de las Américas (Atlanta, Noviembre 2010)

Dice el profesor Sugata Mitra que "Si un profesor puede ser reemplazado por un computador, ese profesor debiera ser reemplazado por un computador".

Con eso llama provocativamente la atención sobre una clave de la integración de tecnologías en educación: los docentes son fundamentales para este proceso, pero docentes diferentes, con un nuevo papel, como articuladores de experiencias de aprendizaje para sus estudiantes. Un buen profesor, es indispensable e irreemplazable.

Cuando se plantea que las tecnologías tendrán un rol fundamental en la educación del siglo XXI, hay quienes interpretan que hablamos de dispositivos tecnológicos, de "gadgets", de fierros, cables y plásticos.

Hay quienes creen que se trata de una moda pasajera, que ya se irá, devolviendo la escuela a lo esencial: maestros enseñando a estudiantes. Hay quienes creen que es un invento de empresas transnacionales, enceguecidas por la ambición y el lucro, inventando necesidades que las escuelas realmente no tienen. Hay quienes ven sólo una política marketinera, aprovechada por políticos ingenuos o inescrupulosos. Hay quienes no quieren ver ni saber.

En las siguientes líneas intentaré aportar algunas ideas generales acerca de por qué es importante el tema, para qué creemos que las tecnologías pueden ser buenas, y cómo podría hacerse. No espero que esto cierre el debate, sino más bien abra el diálogo.

¿Por qué tecnologías en la educación?

¿Cómo dejar a las tecnologías fuera de la educación? Ha sido el desarrollo tecnológico de fines del siglo XX y comienzos del XXI el que ha generado lo que se ha denominado la "Sociedad de Conocimiento", en particular, el desarrollo de las tecnologías de la información y la comunicación.

La manera en que se produce el conocimiento y la ciencia, en que nos comunicamos con otros, en que nos informamos y en que aprendemos, en que producimos y participamos, en que nos entretenemos y compartimos, están repletas de tecnologías que la hacen posible.

Una de las características de la "integración" de tecnologías es que estas se vuelven lentamente invisibles. Una tecnología triunfa cuando dejamos de pensar en ella como una tecnología. No pensamos casi en la tecnología que hay en un auto, un televisor, un horno o un teléfono. Simplemente, la usamos para aprovechar lo que nos ofrece.

Bueno, la noticia es que para los niños, los computadores e internet también se están volviendo invisibles. Ellos están incorporando las tecnologías rápidamente en sus estrategias vitales, en sus maneras de ser y habitar el mundo. Los niños digitales (los nativos del siglo XXI) son diferentes, piensan rápido, pueden hacer muchas cosas a la vez, no toleran largos discursos, buscan resultados simples y rápidos, se niegan a ser espectadores pasivos, exigen ser actores y protagonistas.

Esto es una buena noticia para la sociedad. La ciencia, las artes, y las empresas, demandan de personas con esas características. Los trabajos rutinarios y manuales desaparecen velozmente, y se crean nuevas ocupaciones, donde la clave es la creatividad y la innovación, la flexibilidad, la capacidad de análisis y la comunicación.

Y no hay encuesta ni estudio que no revele lo mismo: los egresados de las escuelas de hoy no están preparados ni para el mundo del trabajo ni para la educación superior del siglo XXI.

Si los niños y niñas son diferentes, si las demandas de la sociedad son diferentes, ¿puede la educación seguir siendo la misma? Si la tecnología es uno de los elementos claves en la conformación de la sociedad del conocimiento, la tecnología en educación no es una buena opción, es una obligación.


Panelistas del Panel sobre Educación
¿Para qué tecnologías en educación?

Respuesta directa: Las tecnologías en educación deben usarse para mejorar la calidad de los aprendizajes. No se trata de que los niños "aprendan computación". Se trata de ofrecer a los estudiantes experiencias de aprendizaje completamente nuevas, estrategias de construcción colaborativa de conocimiento, centradas en la obtención de resultados de calidad, medibles y demostrables.

Los contenidos curriculares siguen siendo claves, pero son diferentes. ¿Qué sentido tiene aprender algunas fechas, biografías, fórmulas, y rutinas de memoria, apenas entendiéndolas, si todas están a un clic de distancia en Google? ¿No deberíamos destinar el tiempo de la escuela a comprender, a contextualizar, a relacionar, a utilizar el contenido de manera creativa para comunicar ideas, a crear nuevo conocimiento?

Las habilidades para la sociedad del conocimiento deben formarse en el sistema escolar. Han sido llamadas también "competencias del siglo XXI": pensamiento crítico, creatividad e innovación, comunicación y colaboración, entre otras. Una educación que no se propone formal y explícitamente el desarrollo de estas habilidades está dando la espalda a sus estudiantes, les está dificultando su desempeño como trabajadores, como profesionales y como ciudadanos.

La calidad de la educación en el siglo XXI consiste precisamente en preparar a los estudiantes para vivir en la sociedad del conocimiento y pasa por aprovechar todo lo que las tecnologías ofrecen para hacer eso posible.

¿Cómo se hace?

La producción de la educación ha sido hasta ahora una "caja negra", en la que por un lado entran niñas y niños, y por otro egresan estudiantes, con resultados que a nadie tienen contentos. Las reformas hasta ahora han intentado poner en la caja nuevos insumos o mejorar los que había: textos escolares, alimentación escolar, currículos actualizados, formación docente, sueldos de los profesores, infraestructura. Con ello se ha apostado a "mejorar las condiciones" en las que se prestan los servicios educativos.

Pese a las inversiones, los resultados han sido insatisfactorios y la principal razón es que se han cambiado las condiciones, pero la oferta educativa se ha mantenido inalterada. Salvo la honrosa excepción que hacen contadas escuelas y docentes innovadores, la educación es exactamente la misma que hace cien años. La sala de clases frontal y jerarquizada, el currículo sobre saturado y enciclopédico, y la formación docente tradicional, no han tenido cambios relevantes Decía Einstein que no se pueden obtener resultados diferentes, haciendo lo mismo de siempre.

Las tecnologías en educación ofrecen una oportunidad inmejorable de disrupción, de sacudir las prácticas educativas de docentes, estudiantes y familias, de cambiar estrategias, pedagogías, metodologías, de manera de ajustarlas a las necesidades de la sociedad del conocimiento. Las tecnologías permiten también dar seguimiento y evaluación a estos procesos como nunca antes.

Por ejemplo, la educación del siglo XX se propuso, con bastante éxito, la democratización, esto es, que todos los niños accedieran a una educación básica que los habilitara para el mundo del trabajo. La cobertura en muchos países de la región es prácticamente universal y en todos ha crecido enormemente la participación de los niñas, niños y jóvenes en las escuelas.

La educación del siglo XXI es más exigente. Esperamos de ella que desarrolle en cada niño su máximo potencial. Para eso, ya no basta la oferta educativa promedio que se le daba a niños promedio. ¿Qué sentido tiene que niños que sabemos tan diferentes, reciban las mismas materias, al mismo ritmo y velocidad, con las mismas estrategias, sin considerar sus diversas habilidades, gustos e intereses? Las tecnologías en educación permiten, por primera vez en la historia, imaginar una educación democrática y masiva, pero al mismo tiempo, personalizada.

En síntesis, la integración de las tecnologías en la educación no es un desafío tecnológico, sino educativo. Y no estamos en condiciones de decidir si queremos o no que las tecnologías modifiquen el panorama de nuestra educación, sino qué tan pronto eso va a ocurrir y cómo haremos para que represente una oportunidad, en especial para los más pobres, aquellos para los que la educación tradicional ofrece, precisamente, menos oportunidades.

9 nov. 2010

Acerca de educación, sobre aprender y sobre aprendices


Paulina Araneda
Consultora del BID

Durante el siglo XIX, el siglo XX y lo que llevamos del siglo XXI, un elemento relevante asociado al desarrollo de los países, fue la masificación de la educación. Este proceso, que en los países del norte de Europa es anterior, permitió en ellos tasas de cobertura muy significativas de manera mucho más temprana que en la gran mayoría de los países donde la educación y el acceso a ella son hasta hoy un tema en proceso.

Hoy por hoy asistimos a un desafío relevante y distinto en la tarea de aumentar cobertura en los países, hoy sabemos que el esfuerzo por masificar la educación y pensar en la igualdad de oportunidades no van necesariamente de la mano de la industrialización de los procesos pedagógicos, ni de una mirada homogeneizante de la forma de enseñar para que todos aprendan. Los avances de la sicología y de la neurociencia hoy nos permiten entender de modo más profundo por qué en países en que se han hecho enormes esfuerzos de cobertura y de unificar currículo y procesos pedagógicos, aún no se logra que todos los niños y niñas aprendan.

Por otro lado, en la medida que la cobertura aumenta, el aula se diversifica y se torna un ágora donde en un mismo espacio conviven personas de distintas culturas, géneros, extracción social, intereses y características personales. Esta diversidad ha puesto en jaque al afán de homologar como forma de que todos aprendan, y nos lleva a una nueva etapa en que, contrariamente a lo que se puede suponer, el alcanzar el desafío de la igualdad de oportunidades, requiere de reconocer al sujeto en el esfuerzo de mejora de cobertura. Bosques y árboles al mismo tiempo, tal como en una orquesta sinfónica, se trata de un equilibrio entre la necesidad del grupo numeroso con una obra común a interpretar, con las partituras una a una de acuerdo al instrumento y el rol que juega en la obra.

¿Cómo llegar a todos en un mundo cambiante y diverso donde la ciencia y el desarrollo del conocimiento humano nos confirman la singularidad? ¿Cómo la escuela se hace cargo de esto como institución responsable en un porcentaje gravitante de lo que aprenden niños y niñas?

El desafío entonces es en distintos niveles, por un lado necesitamos avanzar cada día más en el democrático ejercicio de reconocer y respetar la diversidad en todo nuestro quehacer; por otra parte, se necesita que las políticas educacionales migren en las apuestas desde el acceso igualitario al acceso a un mundo de oportunidades. Pasar desde la educación como un proceso a lo largo de la vida hacia el aprendizaje como una experiencia a lo largo y ancho de la vida es en sí mismo un cambio de paradigma que abre nuevas preguntas y requiere nuevas formas.


La escuela: un espacio en tensión

La escuela es un lugar de socialización, ello implica el traspaso de patrones culturales lo que se asocia a la reducción de la complejidad del entorno, como estrategia para insertarse mejor socialmente. Reducir la complejidad a partir de complejizarse a uno mismo es un desafío de la escuela, el punto es que hoy se le pide que este proceso incluya el entregar pautas para vivir en un mundo en transformación, donde tomamos decisiones a cada rato y se requieren cada vez menos pautas conocidas para reproducir la representación que tienen del mundo las generaciones pasadas.

La escuela entonces, está en transformación o al menos está siendo tensionada a iniciar este proceso pues el exigirle que mejore aprendizajes sin considerar lo hasta aquí señalado, implica desconocer el hecho que hay momentos en que se requieren cambios de segundo orden; es decir, cambios en la representación de nuestro quehacer que van mucho más allá de dedicar más horas a hacer lo mismo.

Durante los últimos años estas reflexiones se han acompañado con conversaciones acerca de los espacios educativos, no sólo en términos de su optimización y manejo energético sino que también en cuanto a qué espacios se requieren. Cada vez más vemos propuestas de escuelas sin puertas, escuelas con espacios abiertos y comunes, escuelas con pequeños espacios para trabajar individualmente o en grupos chicos, escuelas donde las fronteras de sus muros se diluyen y se abren a espacios en el mundo real de un modo inimaginable hasta no hace tanto. Escuelas virtuales donde tiempo y espacio cambian y nos enfrentamos a un mundo global, integrado y desconocido para muchos es sus prácticas escolares cotidianas.

Considerando todo lo anterior, es necesario explorar más sobre nuevas formas para responder las preguntas de siempre: cómo hacer para que todos aprendan.

Probablemente las respuestas de Dewey, Piaget, Montessori y Steiner están más vigentes que nunca, el punto es cómo traducirlas en propuestas que consideren el desafío de llegar a todos y todas sin distingos y, reconociendo, que los recursos con limitados y se necesita considerar la sustentabilidad en las apuestas que como es en educación son de mediano plazo.

El desafío es cómo hacer viable los preceptos de los grandes educadores de la historia de la humanidad en el mundo de hoy y cómo plantear metodologías y herramientas que lo hagan sustentable y efectivo sobre todo en países con un porcentaje muy importante de su población infantil y juvenil en situación de pobreza. Es posible que entonces que la tecnología a la que hoy tenemos acceso sea un recurso a considerar, ya no sólo en términos de su desarrollo como oferta posible para la escuela en un espacio convencional sino como una respuesta a la demanda de una nueva escuela donde llegan múltiples personas reconocidas ya no como alumnos (sin luz) sino como aprendices.

8 nov. 2010

El futuro de las instituciones de enseñanza en la era digital

Hemos hablado en términos generales sobre la manera en que el aprendizaje ha cambiado con las nuevas tecnologías. Una reciente publicación (2009), que forma parte de los informes de la Fundación MacArthur de Medios Digitales de Aprendizaje, aclara este tema. En The Future of Learning Institutions in a Digital Age (El Futuro de las Instituciones de Aprendizaje en la Era Digital) (disponible de forma gratuita en el sitio web del MIT Press), autores Cathy N. Davidson y David Theo Goldberg nos da 10 principios sobre el futuro del aprendizaje.


La premisa de este trabajo es que las instituciones de enseñanza han cambiado a menor ritmo que las tecnologías que han transformado la manera de aprender. Fenómenos tales como el aprendizaje participativo y la autoría ‘remix’ han cambiado la forma en que las personas aprenden en línea completamente. En términos generales, las estrategias de aprendizaje son colectivas y horizontales. Las instituciones innovadoras de aprendizaje virtual que se aprovechan de estas herramientas (por ejemplo, Wikipedia) están en aumento. A menos que las universidades y otras instituciones de enseñanza tradicionales reconozcan esta nueva forma de aprender y adaptarse, corren el riesgo de quedar obsoleta. Además, estas nuevas formas de aprendizaje prácticamente no tienen límites: el aprendizaje ocurre en cualquier lugar y en cualquier momento, y con mayor facilidad que antes.

También en este documento, los autores proponen los pilares de Instrucción Pedagógica: 10 principios para el futuro del aprendizaje:

1) Auto-Aprendizaje

2) Estructuras horizontales

3) De autoridad supuesta a credibilidad colectiva

4) Pedagogía descentralizada (de-centered pedagogy)

5) Aprendizaje en red

6) Educación de código fuente abierto ( open source)

7) El aprendizaje como conectividad e interactividad

8) El aprendizaje permanente (life-long learning)

9) Las Instituciones de Enseñanza como Redes de movilización (Learning Institutions as Mobilizing Networks)

10) Escalabilidad flexible y Simulación (Flexible Scalability and Simulation)

Mientras que estas nuevas formas de aprendizaje son sin duda cierto en los Estados Unidos y otros países de la OECD, ¿cómo se relacionan estos cambios en los paradigmas de aprendizaje a América Latina? Hasta la fecha, muy poco se ha escrito sobre temas como el aprendizaje participativo y la autoría ‘remix’ en América Latina.


Para los que confiesan ser seguidores de los viajes de Henry Jenkins este verano, algunos entradas interesantes han aumentado. Pero ciertas preguntas son inevitables, como: ¿cómo mantener un sentido de identidad cultural durante la participación en una cultura global en línea? Cualquier idea o recursos sobre el futuro de las instituciones de enseñanza y los cambios en la forma de aprender, especialmente en América Latina y el Caribe, son más que bienvenidos.

5 nov. 2010

Educación: ¿viejas respuestas a nuevas preguntas?

Fuente de la imagen: http://www.sxc.hu
Las formas de creación y difusión del conocimiento, las estructuras de producción y las formas de participación social, han cambiado radicalmente en los últimos 20 años y estos cambios tienen sin duda una repercusión relevante en las expectativas que la sociedad tiene respecto de los sistemas educativos. Es perfectamente legítimo preguntarse qué entendemos por una educación de calidad en el siglo XXI, con la certeza de que la respuesta a esa pregunta será algo muy distinto de las escuelas que hemos heredado del siglo XX.

El gran desafío de la educación del siglo XX fue la democratización. Hacer que TODOS los niños tuvieran acceso a MÍNIMOS educativos que les permitieran desenvolverse en la sociedad, como ciudadanos y trabajadores competentes. América Latina en general fue particularmente exitosa en este esfuerzo, especialmente si se compara su avance con los indicadores de los años 80-90.

Sin embargo, todos percibimos con claridad la insuficiencia de este empeño. Hoy más niños están en las escuelas, pero los resultados educativos están muy lejos de tranquilizarnos. Y no sólo porque los mismos test internacionales nos muestran la brecha enorme que nos separa de los países desarrollados, sino porque notamos cómo la escuela, en su forma actual, aparece impermeable y rígida para abordar los desafíos que el siglo XXI le propone.

La gran pregunta del siglo XXI a la educación será cómo hacemos para seguir ofreciendo una educación que atiende a TODOS, pero que ofrece espacios y estrategias para desarrollar en CADA estudiante su MÁXIMO potencial.

Hay dos tendencias que representan este desafío de la educación del siglo XXI. La primera es que, luego del enorme esfuerzo de democratización de la educación en el siglo XX, la calidad pasa necesariamente por hacerse cargo de la diversidad que las escuelas han acogido. Los sistemas educativos de elite y homogéneos, dieron paso a sistemas masivos y altamente heterogéneos. Esta condición está en la raíz de las dificultades que enfrentan los países para mejorar la calidad de sus resultados educativos.

El esfuerzo de personalización requiere de una organización de la oferta educativa bastante diferente de la que tenemos hoy, mucho más flexible y abierta, que sea capaz de distinguir y reconocer en cada niño y niña sus habilidades e intereses, explotar colaborativamente su propio potencial, conectado con su entorno social y cultural. Esto requiere de sistemas y prácticas para los que la escuela de hoy no está preparada.

Competencias del Siglo XXI
Maneras de Pensar
  1. Creatividad e Innovación
  2. Pensamiento crítico, resolución de
    problemas y toma de decisiones
  3. Aprender a aprender, Meta cognición
Manera de trabajar
  1. Comunicación
  2. Colaboración y trabajo en equipo
Herramientas de Trabajo
  1. Alfabetización Informacional
  2. Alfabetización Digital
Vivir en el Mundo
  1. Ciudadanía, local y global
  2. Vida y Carrera
  3. Responsabilidad personal y social,
     incluyendo conciencia cultural y
    competencia
Fuente: ATC21S Project (2010)
La segunda tendencia y desafío es cómo las escuelas prepararán a sus estudiantes para enfrentar un futuro laboral y un ejercicio ciudadano marcado por el cambio permanente, donde se requiere, por tanto, de pensamiento crítico, flexibilidad, creatividad y desarrollar la aptitud para un aprendizaje permanente.

Estas han sido llamadas las Competencias del siglo XXI y están llamadas a apoyar el reordenamiento de los sistemas educativos, en orden a preparar a los estudiantes con mayor pertinencia. Ello implica encontrar mejores instrumentos para medir estas habilidades, preparar a los docentes para desempeñar nuevos roles, identificar y extender nuevas prácticas educativas que fortalezcan el desarrollo de estas competencias, contar con recursos educativos y plataformas de soporte que sostengan y apoyen estos nuevos aprendizajes.

Estas dos tendencias representan un desafío de la mayor relevancia para los sistemas educativos, en particular en América Latina, donde se debe enfrentar el desafío de la calidad, de manera de avanzar en la competitividad y el desarrollo económico, sin abandonar el esfuerzo por la ampliación de la cobertura en contextos de alta desigualdad.

Su desarrollo pasa ineludiblemente por sacar provecho del desarrollo tecnológico. El uso de tecnologías en educación no se relaciona con la cantidad de dispositivos digitales distribuidos por los gobiernos, sino con la forma en que los sistemas educativos integran el uso de tecnologías de manera holística, para impulsar y apoyar los cambios que les permitan alcanzar aprendizajes pertinentes a las demandas de la sociedad.

Las decisiones de política educativa del presente son las que nos acompañarán los próximos años. La actual discusión sobre educación es una buena excusa para hacernos la pregunta de fondo: ¿estamos buscando respuestas a las preguntas del siglo XXI o seguimos tratando de remendar nuestra educación del siglo XX?

4 nov. 2010

10 Claves para entender el Impacto de las tecnologías en la Educación

  1. La productividad y la competitividad de los países en la Sociedad del Conocimiento, incorporan necesariamente el uso intensivo de Tecnologías de la Información y la Comunicación (TICs), las que no sólo han modificado el tipo de producto que los países pueden desarrollar, sino también sus propios procesos de producción.
  2. El impacto social, cultural y productivo que las TICs representa un desafío mayor para los sistemas educativos, demandando la formación de ciudadanos que cuenten con habilidades específicas para el manejo de estas tecnologías, pero que además, desarrollen competencias genéricas especialmente relevantes para esta nueva sociedad, llamadas “competencias del siglo XXI”.
  3. Los niños nacidos desde el año 1990 en adelante han sido bautizados como “nativos digitales”. Ellos han crecido en una sociedad donde las TICs son parte natural de su ecosistema, ya sea por acceso directo o aspiracional. Ellos han desarrollado una relación espontánea de usufructo de estas tecnologías, incorporándolas a sus estrategias de interacción, comunicación y producción.
  4. Los esfuerzos desarrollados hasta ahora por la mayoría de los países de América Latina, han apuntado a reducir la brecha de acceso a las TICs, permitiendo en muchos casos, que niños de zonas aisladas y pobres, tengan la oportunidad de conocer e interactuar con las TICs en su entorno escolar. Ese esfuerzo, sumado a la capacitación de los docentes, ha permitido disminuir la distancia entre escuelas pobres y escuelas acomodadas, y también entre los niños y sus maestros.
  5. El indicador de éxito en la introducción de TICs en educación, será la medida en que estas logren impactar en los aprendizajes de los estudiantes, tanto en la adquisición de contenidos curriculares, como en el desarrollo de habilidades y competencias que les permitan su plena integración a la sociedad del conocimiento.
  6. El desarrollo de los portátiles de bajo costo (netbooks) ha permitido en los últimos dos a tres años, que por primera vez los gobiernos locales o nacionales puedan plantearse la posibilidad de invertir en la distribución masiva de computadores, considerando que se trata de una innovación disruptiva que permite acceder a un equipo que, aunque limitado tecnológicamente, resuelve las necesidades elementales de los usuarios escolares: acceso a la red, comunicación y productividad básica.
  7. Las estrategias de distribución de un computador a cada estudiante (modelos 1 a 1) buscan fortalecer el desarrollo de estas habilidades y competencias, mediante una reducción drástica de las brechas de acceso, la presencia masiva de equipos y conectividad de manera de generar redes de colaboración y apoyo, y la apropiabilidad de los equipos, permitiendo el uso permanente, dentro y fuera de la escuela.
  8. Las experiencias de estrategias 1 a 1 desarrolladas hasta ahora en el mundo han demostrado que la sola inversión en equipamiento y conectividad no produce impactos en los aprendizajes de los estudiantes, y que es imprescindible considerar un conjunto de condiciones complementarias que modifiquen sustancialmente las prácticas educativas, de manera de sacar partido de las inversiones. Entre aquellas, destacan la formación docente, la disponibilidad de recursos educativos digitales pertinentes, ajustes curriculares, modificaciones legales y políticas de largo plazo.
  9. El marco institucional de este tipo de iniciativas, se basa en la alineación y coordinación de tres factores imprescindibles: fuerte compromiso político de las autoridades, estrecha vinculación e incorporación de los actores del sistema educativo y una detallada implementación logística y técnica.
  10. El desarrollo reciente de estas iniciativas impone un seguimiento muy cercano, evaluaciones rigurosas y canales de comunicación fluidos entre quienes las están implementando, de manera de desarrollar y compartir conocimiento y experiencia, de manera de mejorar colaborativamente las posibilidades de efectividad en el logro del impacto propuesto.

3 nov. 2010

BID en el Webinar sobre Modelos 1 a 1


Estamos participando en el Webinar "La Integración de las TICs en Educación: Modelos 1 a 1" organizado por el Instituto Internacional de Planeamiento de la educación de UNESCO (IIPE) y Flacso Argentina.

Acá puedes escuchar la presentación que hemos hecho y participar hasta mañana jueves en el foro:
http://www.webinar.org.ar/conferencias/tics-educacion-bid

6 oct. 2010

Paraguay y su nueva Política de TICs en Educación




"Paraguay ha decidido ser serio y responsable. Nos hemos tomado casi dos años en preparar la Política para la incorporación de TICs en el sistema educativo paraguayo que hoy presentamos y que representa nuestro compromiso con la mejora de la calidad de la educación de niñas y niños de Paraguay".

Con estas palabras, el Ministro de Educación, Luis Alberto Riart inauguraba el 21 de septiembre pasado el seminario internacional Nuevos Caminos para aprender: Tecnología y Educación, organizado por el Ministerio de Educación, el Banco Interamericano de Desarrollo, KERIS de Corea y la OEI.

El ministro se refería así a una política construida paciente pero decididamente, con apoyo del propio BID, y que define el camino que el gobierno de Paraguay quiere recorrer en este ámbito.

Por lo pronto, esta nueva política no se trata sólo de comprar computadores. La misión de la Política de Tecnologías de Información y Comunicación en Educación es: Aportar al mejoramiento de los procesos educativos a través del uso de las TIC y al desarrollo en todos los estudiantes de las competencias digitales necesarias para participar y contribuir activamente en la sociedad.

Considerando esta misión, los objetivos estratégicos de la Política son los siguientes:
1. Dotar de infraestructura digital a las escuelas y colegios, logrando una tasa promedio nacional de 2 alumnos por computador.
2. Asegurar que los alumnos de enseñanza media adquieran competencias TIC básicas.
3. Asegurar que los profesores, formadores y funcionarios del MEC logren un estándar de competencias TIC.
4. Aportar a mejorar el proceso de enseñanza y el de aprendizaje a través del uso de TIC.
5. Aportar a mejorar los procesos de gestión escolar a través del uso de TIC como herramienta de planificación, administración y monitoreo en las instituciones educativas.
6. Apoyar la formación inicial de profesores a través del uso de TIC en los diversos procesos formativos.
7. Desarrollar capacidad de anticipación en el uso de TIC en educación a través del desarrollo de capacidades e infraestructura nacional para la investigación y desarrollo en este ámbito.

En Paraguay, actualmente las instituciones educativas que cuentan con computadores no supera el 7% y las que están conectadas a Internet es menos de un 4%, por lo que el desafío propuesto es mayor.


Por eso también fue tan oportuno el diálogo que se produjo en el Seminario y Taller de esos días. Conocer de cerca el testimonio y la experiencia de Edith Moraes (Plan Ceibal, Uruguay), Leda Muñoz (Fundación Omar Dengo, Costa Rica), Kela Odicino (San Luis Digital, Argentina), Myung-Sook Pang (KERIS, Corea), Jeff Mao (Maine, Estados Unidos) y otros invitados, fue una forma de aprender también del camino ya recorrido por otros.

Paraguay inaugura una nueva era y desde el BID estamos muy contentos de ser parte de este esfuerzo serio, responsable y de largo plazo, que el gobierno de Paraguay ha desarrollado.




14 jul. 2010

SEMINARIO REP. DOMINICANA. Nuevos Caminos para Aprender:Tecnologías y Educación.

Santo Domingo, Junio 2010.

Desde el BID existe la convicción de que las tecnologías de la Información y Comunicación (TICs) pueden apoyar la mejora de la calidad educativa y dar soporte a los cambios que permitan a las escuelas ajustarse a las demandas del siglo XXI. Sin embargo, es necesario que se cumplan algunas condiciones básicas en su diseño, implementación y evaluación.

Tener una mirada integral y entender que el desafío no es tecnológico sino educativo es clave. No se trata de preguntarnos si queremos o no incorporar tecnologías, ni menos cuáles tecnologías, sino cómo aprovecharemos las oportunidades que el uso de TICs nos ofrece para mejorar los aprendizajes.

En torno a esta mirada se reunieron destacados expertos internacionales que, convocados por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID),Virtual Educa, la Fundación Global Democracia y Desarrollo (Funglode) y Korea Education & Research Information Service (KERIS), expusieron en el Seminario Nuevos Caminos para Aprender: Tecnología y Educación.

La cita, que tuvo lugar el 23 de junio, reunió a autoridades locales, investigadores, docentes y directivos en el marco del encuentro anual de Virtual Educa. La jornada fue un espacio privilegiado para discutir acerca del rol que la tecnología puede jugar en la transformación de prácticas educativas que se adapten a un nuevo perfil de estudiantes y que sean capaces de impactar aprendizajes.

La tecnología, al ser sumamente dinámica, no puede ser incorporada como el eje o el fin de las políticas públicas, sino que como una herramienta. Una muy poderosa, capaz de involucrar a los actores necesarios (docentes, directivos, estudiantes y apoderados) para cualquier modelo exitoso.

Los estudios y experiencias presentadas en el seminario apuntan en este sentido. El valor del contexto en que las tecnologías son usadas es evidente y es por eso que estas instancias de debate y de aprendizaje cruzado cobran vital relevancia para los países y gobiernos que miran con interés las nuevas opciones que abren las TICs en Educación.


PRESENTACIONES, EXPOSITORES Y PROGRAMA

DESCARGAR INFORME RESUMEN

25 jun. 2010

Prioridades para alcanzar una educación de calidad

Entrevista a Eugenio Severin, publicada en la Revista Virtual Educa número 6, junio 2010.


1. Agradecería nos comente las iniciativas más destacadas que están llevando adelante desde el BID en el ámbito educativo de los distintos niveles inicial, medio y superior.


La División de Educación del BID ha definido 3 prioridades para alcanzar una educación de calidad en América Latina y el Caribe: Desarrollo Infantil Temprano, Transición escuela-trabajo y Calidad de Maestros. Educación es un concepto amplio, y la experiencia del Banco indica que para lograr resultados, es necesario enfocar el trabajo en áreas estratégicas, en las que desarrollará mayor experiencia y conocimientos.

En cuanto al Desarrollo Infantil Temprano, la División de Educación está implementando proyectos que tienen como objetivo principal la ampliación de la cobertura de servicios de calidad, en niños de 0 a 6 años. En el ámbito de la Transición escuela- trabajo, se están desarrollando proyectos que permitan alinear la formación que entregan las escuelas, especialmente en secundaria, con los trayectos post escolares, ya sea la formación técnica o el mundo del trabajo y por último en Calidad de Maestros, se sabe que la diferencia entre buenos y malos resultados educativos está fuertemente condicionada por el desempeño efectivo de los docentes, y, últimamente, en el uso educativo de la Tecnologías de la Información y la Comunicación, de manera de apoyar los aprendizajes.

2. ¿Qué incidencia están teniendo las tecnologías de la información y la comunicación –TICs- en el campo de la educación y la formación profesional en la región americana?


Estamos convencidos de que las TICs son fundamentales en procesos cada vez más avanzados de globalización y masificación de la educación, que caracterizan a la sociedad del siglo XXI, y por tanto la pregunta ha pasado de ser si deben estar en la escuela, a CÓMO podemos aprovechar las ventajas y oportunidades que las TICs proveen, en beneficio de la calidad de la educación. Los países de la región están muy interesados en aprovechar este impulso. Se han explorado distintos caminos para mejorar la educación latinoamericana, y el uso de las TICs aparece como una nueva oportunidad, una nueva promesa para poner al día la educación, sus procedimientos y sus resultados.

En el BID creemos firmemente en esta posibilidad, pero también sabemos que de no hacerlo de manera integrada y holística, considerando todas las variables, podemos encontrarnos, en el corto plazo, con inversiones sin un impacto claro en los resultados educativos de los estudiantes.

Nuestro esfuerzo en esta materia se concentra en apoyar a los países para desarrollar proyectos de uso de TICs en educación con foco en la mejora de los aprendizajes, con aproximaciones integrales y generando conocimiento mediante el monitoreo y la evaluación de las iniciativas. Es clave conectar estas iniciativas con el conjunto el esfuerzos educativos para hacerlas coherentes y sustentables en el largo plazo.

3. ¿Cuáles son los principales obstáculos y desafíos que están afrontando para lograr la universalización de la educación y la equidad en la calidad de la misma, en América Latina y el Caribe?


No resulta fácil definir problemas únicos, y mucho menos, soluciones únicas. Por ejemplo, la inequidad es un problema enorme en la región, pero se manifiesta de manera muy distinta en los países, lo que nos obliga a adaptar las soluciones a cada iniciativa y no responder con recetas preconcebidas, sino que apoyen pertinentemente a cada país.

La formación docente es también un problema compartido, así como lo es el déficit de cobertura de la educación inicial, el bajo nivel de la educación primaria, la alta deserción en la educación secundaria, especialmente en los países con mayor población rural y el desajuste de la oferta educativa con las demandas de la sociedad. Tenemos desafíos urgentes, y, como socios de los países, estamos trabajando para generar un cambio que permita conectar experiencias, compartir conocimiento y buscar soluciones en conjunto.

4. En su opinión, ¿cuáles son las problemáticas educacionales en esta región latinoamericana que más atención requieren? ¿Desde qué iniciativas están trabajando en el BID para revertir dichos problemas?


En todas las áreas priorizadas por el BID estamos desarrollando iniciativas que nos permitan apoyar mejor a los países, no sólo mediante préstamos y cooperación técnica, sino también con una selectiva y profunda agenda de investigación, que nos permita generar y compartir conocimiento sobre los problemas más urgentes e importantes de nuestra educación. Estamos desarrollando estudios para conocer el ajuste de la oferta educativa y las demandas de las industrias, para conocer la forma en que se pueden alinear los incentivos de los docentes y los resultados educativos, para descubrir formas innovadoras de organizar la provisión de educación, para medir el impacto de tecnologías específicas, etc. Creemos que la combinación de conocimiento y experiencia es vital para que podamos desarrollar mejores políticas educativas en la región.

5. ¿Qué impacto considera que tiene Virtual Educa tanto en la educación como en el ámbito de la formación continua en Iberoamérica?


Virtual Educa se ha ido consolidando como un espacio de diálogo regional muy importante. El compromiso del BID para ser parte de este esfuerzo es el reflejo de nuestra convicción al respecto. Tenemos mucho que aprender unos de otros y los espacios para hacerlo no son demasiados, por eso hemos querido apoyar esta iniciativa de manera de colaborar, humildemente, con su fortalecimiento y su crecimiento.

11 jun. 2010

¿Un computador por estudiante en Chile?

Artículo aparecido en Revista Qué Pasa, el 11 de junio de 2010

¿Podemos mejorar la calidad de la educación en Chile gracias a las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TICs)?

Depende.

Si las imaginamos como una solución mágica, cuya sola presencia (en la forma de notebooks, netbooks, teléfonos o pizarras interactivas) gatillará una corriente inevitable de cambios y mejoras, la respuesta es no, imposible.

En cambio, si las imaginamos como un instrumento, una palanca que genera y apoya cambios de fondo en las prácticas educativas de todos los involucrados (docentes, directivos, estudiantes y apoderados), sí, ciertamente.

Ésta es la reflexión de fondo que quedó en el aire entre los asistentes al seminario De la Tiza al Clic, organizado por el Banco Interamericano de Desarrollo, el Centro de Microdatos de la U. de Chile y el Ceppe de la U. Católica. Los estudios presentados por los panelistas nacionales e internacionales apuntaron en la misma dirección: el desafío no es tecnológico sino educativo. No se trata de preguntarnos si queremos o no incorporar tecnologías, ni menos cuáles tecnologías, sino cómo aprovecharemos las oportunidades que el uso de TICs nos ofrecerá para mejorar los resultados educativos.

Los resultados de la prueba Simce dados a conocer días atrás no hacen sino ratificar la urgencia de concentrar los esfuerzos y los recursos en la mejora de los resultados de aprendizaje. Pese a los éxitos en la ampliación de la cobertura, las escuelas no logran revertir, y en algunos casos acentúan, las diferencias sociales de origen.

Por supuesto, sobre todo al conocer en el seminario las experiencias de uso de TICs en educación en Corea, Uruguay y Maine, la idea que ronda es la de entregar un computador a cada estudiante. Esto también conlleva las esperanzas y temores que esta estrategia despierta en cada uno.

Probablemente en 10 años más miraremos hacia el 2010 y nos preguntaremos por qué destinamos tanto tiempo a discutir algo tan obvio: ¿quién pudo poner en duda las ventajas de que cada niño tuviera un computador y conexión a internet? Será tan absurdo como preguntarse por qué hay computadores en los bancos, las agencias de viajes o en los hospitales.

El acceso a un computador para cada estudiante es cuestión de tiempo. Poco tiempo. Y la pregunta hoy es si Chile se está preparando para hacer de este cambio una oportunidad. Ello requiere de escuelas capaces de ofrecer contenidos y metodologías renovados -producto de políticas coherentes, implementados por docentes y directivos capacitados e involucrados y acompañados por familias comprometidas y estudiantes entusiastas y protagonistas de sus aprendizajes.

¿Puede Chile darse el "lujo" de considerar la entrega de un computador a cada estudiante? Hacerlo tiene un costo aproximado de 250 millones de dólares anuales. ¿Parece mucho? Pongámoslo en perspectiva. Esa cifra representa el 0,15% del Producto Interno Bruto anual de Chile o el equivalente al 3% del presupuesto anual del Ministerio de Educación.

No todo ese monto se alcanza con recursos frescos. Si se suman los presupuestos actuales de Enlaces -el programa de informática educativa del ministerio-, el de impresión y distribución de textos escolares y el de impresión y distribución del Simce, por mencionar sólo aquellos más obviamente beneficiados de las ventajas de la iniciativa, ya habría disponible cerca del 20% de los recursos necesarios.

En América Latina se está desarrollando este tipo de estrategia en Brasil, Argentina, Paraguay, Perú, Colombia, Venezuela, Honduras, Nicaragua, Trinidad y Tobago, Haití y México. En el mundo desarrollado, se ha implementado exitosamente en España, Portugal, EE.UU. y Canadá. Hace pocos meses, el BID y la OCDE organizamos una conferencia internacional en Austria, cuyo único objetivo fue conocer de las experiencias ya desarrolladas de entrega de computadores para estudiantes e iluminar la preparación de proyectos en otros países.

Una de las preocupaciones respecto de este tipo de proyectos, es si el contexto local y el ambiente institucional son los apropiados. En otras palabras, si hay fortaleza en el país para apoyar el proyecto con una industria de contenidos digitales, de soporte tecnológico y asistencia técnica, con marcos legales actualizados y políticas de largo plazo. Varios de los países han visto esta aprensión como una oportunidad de país, generando un cluster alrededor, y por lo tanto vinculándolo a los esfuerzos de competitividad, empleo, innovación y desarrollo productivo.

En síntesis, Chile posee un desarrollo maduro de acceso y uso de TICs en su sistema escolar, y tiene urgencia de intentar soluciones que aporten a la mejora de la calidad. La distribución de computadores a todos los estudiantes tiene un costo razonable para los estándares de desarrollo del país y constituye una oportunidad para ofrecer una estrategia disruptiva respecto de las prácticas educativas actuales, las que no han logrado moverse un punto, pese a los recursos invertidos en programas y políticas razonables. Una política en esta línea, que considerara todas las variables y las integrara coherentemente con la política educativa, sería un intento audaz e innovador por remecer el sistema escolar.

28 may. 2010

Chile: Seminario Internacional sobre TICs y Educación

La incorporación de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TICs) en los sistemas educativos, sin duda, será una herramienta clave en la mejora de la calidad de la educación, considerando, obviamente, que se cumplan algunas condiciones en su diseño, implementación y evaluación.
Sin la incorporación seria, sistemática e integral de las TICs, los sistemas educativos difícilmente serán capaces de adaptar su funcionamiento a las características de sus estudiantes y familias, y a las demandas del mercado laboral y la sociedad.
En este contexto, se desarrollará el Seminario “De La Tiza al Clic” para proveer una instancia que promueva el diálogo y el debate al respecto.

Objetivo

Profundizar en la construcción de una perspectiva de futuro en torno al uso de TICs en Educación y en las oportunidades y desafíos que esto impone en Chile.

Tabla de contenidos

- Evidencia disponible en torno a los resultados de aprendizajes y su relación con el uso de Tics.
- Perspectivas emergentes en el uso de TICs en educación.
- Experiencias internacionales en cuanto a la incorporación de TICs en Educación.
- Rol de los docentes en la incorporación de las Tics como herramienta de impacto en los aprendizajes de los alumnos.
- Prácticas innovadoras que están siendo utilizadas actualmente.

6 may. 2010

Tecnologías de La Información y La Comunicación (TICs) en Educación Marco Conceptual e Indicadores

La incorporación de la Tecnologías de la Información y la Comunicación (TICs) en los espacios educativos ha dejado de ser una opción. Los países, las regiones y las escuelas están impelidos a desarrollar nuevas iniciativas que consideren la incorporación de estas herramientas en los procesos de enseñanza y aprendizaje, de manera que los sistemas educativos logren conectar las nuevas demandas de la sociedad del conocimiento, con las nuevas características de los aprendices que forman parte de aquellos.
El siguiente documento presenta y describe un Marco Conceptual que busca apoyar el diseño, la implementación, el monitoreo y la evaluación de los proyectos que se proponen incorporar el uso de TICs con el objetivo de mejorar la calidad de la educación. También se presenta una lista de indicadores que, alineados con el mismo Marco Conceptual, pueden ayudar a este propósito.
Este trabajo es parte de la iniciativa que el BID está impulsando junto a otros organismos internacionales para desarrollar un Marco e Indicadores comunes que apoye la toma de decisiones en los países.

18 abr. 2010

Debate: Computadores para estudiantes en América Latina: ¿Ahora o no todavía?

Este debate está abierto. Dos expertos nos motivan con su reflexión y, en los comentarios al final de la página, esperamos que ustedes se entusiasmen a compartir con nosotros sus propias opiniones respecto de este relevante tema.
Ahora
Alejandro Piscitelli
Consultor organizacional en Internet y comunicación digital.
Profesor Universidad de Buenos Aires

No Todavía
Ignacio Jara
Centro de Estudios de Políticas y Prácticas en Educación
Universidad Católica de Chile
A cualquiera que trabaje en una oficina, le parece natural que cada persona disponga de por lo menos una computadora, sino varias, y de otros dispositivos digitales, a fin de hacer buen uso de la inteligencia colectiva, y aumentar la productividad, la creatividad y la innovación gracias al trabajo colaborativo en red.

¿Porqué habría de ser diferente en la escuela, que en definitiva debe sentar las bases de las competencias, la capacidad para organizar la información, el desarrollo del espíritu critico y las potencias del espíritu que nos permitirán ser seres creativos en general, y después especializarnos en áreas o nichos, que serán los que nos darán de comer en el mundo adulto?

¿Porqué la alta tecnología debería ser privilegio del mundo de los negocios, y el de la formación debería estar condenado a los tiempos y capacidades analógicas, en un mundo cada vez mas atravesado por la complejidad, la interacción, la simulación y otras formas de pensar/hacer irreductibles al ábaco, el lápiz y el papel, y el pizarrón?

Sin caer en tecno-rreduccionismos o soluciones mágicas a los problemas multimensionales de la educación, somos empero conscientes de que la ubicuidad comunicacional y el contacto permanente con la información que sirve para tomar decisiones es una compuerta evolutiva. La historia se divide en dos antes y después de su aparición.

Hemos vivido durante cinco siglos en el paréntesis (escritural) que abrió Gutenberg, y que hoy la web 2.0 con la segunda oralidad está cerrando para siempre. Asi las cosas la pregunta mas interesante no es tanto si debemos hacer experiencias masivas 1a1, o cómo justificar no hacerlas, sino mas bien como deberíamos implementar, eficaz y eficientemente, los modelos 1a1 en las aulas.

Sabemos que las tecnoutopías -y los modelos 1@1 lo son en modo extremo- tienen décadas de tradición en la educación, y los resultados han sido siempre mixtos, con algunos éxitos respetables, pero también con muchos fracasos demoledores.

Lo curioso es que es tan utópico delegar la transformación educativa en las máquinas como hacerlo en la formación docente, en el diseño curricular, en la mejora salarial o en cualquier otra solución mágica. Y si alguna novedad hay en el panorama actual ello se encuentra en la generación creciente de una educación paralela, que cada día moviliza mas recursos, expectativas, pero sobretodo producciones interesantes y conatos de autoaprendizaje cada vez mas poderosos y llamativos, a espaldas del sistema educativo.

Por ello hacen bien las autoridades ministeriales en resistirse a la contaminación de todo el sistema por parte de estas propuestas disruptivas. Y sugieriendo a veces archivarlas como iniciativas de inclusión digital, como contraturno pedagógico familiar en las casas, mientras la escuela sigue haciendo lo que mejor sabe y hace, con lápiz y papel, quienes apuestan religiosamente al poder del papel y de la lectura profunda como únicos vehículos del aprendizaje, saben que los modelos 1a1 tienen una ideología implícita, que es la de la innovación disruptiva.

Pasar de 1 a 30 millones de laptops en el aula de aquí al año 2015, como dice el BID, mas allá de los esperables retornos en aprendizaje, implicará serias amenazas al ecosistema. Pero aceptada la necesidad ¿por dónde se sigue?

Es condición sine qua non de una implementacion exitosa en modelos 1@1 la conectividad masiva, como tan bien lo ha entendido Brasil donde ya han conectado al 90% de las escuelas. Mas debatible es si debemos seguir poniendo el peso de la enseñanza y las condiciones para el aprendizaje feliz en los docentes, como sostiene alguna investigación reciente.

La fórmula sería algo asi como Los programas 1 a 1 de computación en el aula son tan buenos como sus docentes http://www.eschoolnews.com/2010/02/16/11-programs-only-as-good-as-their-teachers.

Si adoptamos una definición canónica de proyectos 1@1, entendiéndolos como "un dispositivo personal digital, en el lugar del aprendizaje, definido por el estudiante", http://blogs.worldbank.org/edutech/checking-in-with-the-mlti, la mayoría de las iniciativas existentes apenas rozan el primer punto, e ignoran olímpicamente los dos últimos. Sobretodo el tercero que revela la filosofía alumnocentrista encarnada en estas iniciativas, y que es muy poco compatible con las burocracias administrativas y materiales, colonizadas por el pedagogismo tradicional y el directivismo escolar convencional.

Hoy cuando se quiere volver a invertir millonadas en planes de formación docente que son mas de lo mismo, en diseños curriculares que atrasan décadas, y se evita sistemáticamente interfases no convencionales como Sugar, la única en el mundo sintonizada con las necesidades de que todos los chicos (y sobretodo las chicas) programen desde el jardín de infantes ,lo que queda claro es que el riesgo no esta en no adoptar estrategias 1@1, que son inevitable, y que pronto se trasladarán al uso de móviles y tabletas.

Sino en hacerlo mal, por razones político/partidarias o demagógicas o sobretodo chantajeados por los discursos pedagógicos y antirreformistas, y el sistema de satétiles (consultoras, burocracias internacionales, industrias pedagógicas) especializados en reformar la reforma antes de que nada reforme a la escuela, que parasitan y bloquea toda innovación posible. Incluyendo, potencialmente a las experiencias 1@1. No caigamos en la trampa.

Es tan atractiva la imagen de cada niño con su propio portátil que se tiende a dar por sentado que este es hoy el único camino para masificar la tecnología en los hogares y las escuelas.

Es cierto que en el futuro nos parecerá natural que todos, incluso los niños, tengan su propio dispositivo digital, y cuando miremos hacia atrás, no entenderemos que alguien osara poner en duda esta idea. Una estrategia de 1:1, de alguna manera, adelanta ese futuro, eliminando casi por completo las dificultades de acceso a la tecnología por parte de los niños, permitiéndoles niveles de fluidez con estos nuevos lenguajes difíciles de alcanzar si no se les entregara una máquina propia.

Es claro también que si se entregan computadores a los niños de todos los estratos sociales, se terminaría con la brecha digital al interior de los países; y que con un laptop en los bolsos de estudiantes y docentes, se facilitarían enormemente los intentos por integrar la tecnología a las prácticas educativas en las aulas escolares.

Por otra parte, la entrega de portátiles directamente a manos de los estudiantes tiene un inmenso atractivo que seduce a presidentes y ministros, y muchas veces abre una ventana de oportunidad única para iniciar la masificación de tecnología, sobre todo en países donde el apoyo político y financiero ha sido esquivo. A veces las iniciativas 1:1 pueden tener un significado que trasciende a la educación, como en el caso de Uruguay donde el Plan Ceibal parece haber condensado identidad y aspiraciones compartidas por la sociedad en su conjunto y ha servido para movilizar al país mucho más allá de los fronteras de su sistema escolar.

Sin perjuicio de lo anterior, me parece que tenemos que revisar el supuesto de que 1:1 sea hoy el único camino para todos. Yo creo que este tipo de estrategias pueden ser muy buenas, pero también pueden llegar a ser muy costosas o inalcanzables, en circunstancias de que sus beneficios educativos son aún materia de discusión. Se deberían considerar, por lo tanto, otras alternativas que pueden ser más asequibles y que también aseguran un salto adelante respecto a la situación actual.

En primer lugar, creo que hay que ponderar las promesas de transformación educativa que se hacen a propósito de 1:1, como si gracias a su implementación finalmente se pudieran obtener los resultados que han sido esquivos hasta ahora. Es muy probable que estas iniciativas choquen con los mismos obstáculos que ya conocemos y que emergen en cualquier estrategia de incorporación de TIC en las escuelas. Peor aún, es posible que si, como se observa en algunos casos, los portátiles llegan a las aulas pasando por alto los requerimientos propios de la enseñanza escolar, apostando más a la tecnología que a la buena docencia, la disrupción sea en este caso aún mayor que la manejable por nuestros profesores y finalmente no haya beneficio educativo alguno.

También hay que ponderar las promesas de aprendizaje autónomo a través de las TIC que hacen algunos, pues no suena sensato apostar a que los ambientes virtuales abiertos que ofrece la tecnología sean automáticamente educativos para los niños, especialmente de sectores de pobreza, quienes normalmente requieren estructura y guía para aprender.

En segundo lugar, para muchos países puede resultar mucho más razonable realizar una inversión pública considerablemente menor que, sin llegar al ideal de 1:1, le permitan dar un significativo salto adelante. Es que en muchos contextos no parece razonable la inversión requerida por 1:1, con la cual muchos hogares puede llegar a tener varios computadores, en circunstancias de que tener un computador con Internet por hogar es ya un avance importante. Tampoco parece razonable que los niños tengan un computador propio durante su estadía en la escuela siendo que los ocupan una o dos horas al día un par de veces a la semana, en circunstancias de que no es tan complicado compartir un conjunto de laptops entre varias aulas. Se puede argumentar de que no deberían usarse tan poco, pero la verdad es que, por diversas razones, es muy probable que pase un buen tiempo antes de que este uso sea mayor y se justifique el laptop personal.

Esquemas de masificación del acceso a TIC donde aún se compartan algunos de estos recursos en los hogares y las escuelas pueden ser bastante más abordables para muchos países en lo inmediato y puede significar un importante salto en acceso, apropiación y aumento de las posibilidades educativas de su población. Este es, por lo demás, el camino que están siguiendo muchos países, incluso desarrollados y líderes en estas materias, como Inglaterra, donde se está subsidiando a los hogares más pobres para que puedan tener al menos un computador con Internet.

Por último, no hay que olvidar que estas decisiones se adoptan siempre en contextos donde hay muchas necesidades que compiten por recursos que son limitados. Ajustar la inversión en TIC a una estrategia más razonable para la realidad del país, puede darle factibilidad financiera y permitir iniciar un camino de progresiva masificación de estos recursos en la sociedad. Este camino puede también dar espacio para invertir en otros apoyos tecnológicos para el aula, como proyectores y pizarras digitales; y fortalecer las acciones de conectividad, capacitación docente y desarrollo de contenidos, siempre necesarias en cualquier política de TIC en educación. Pues no se nos debe olvidar que, independiente del modelo de entrega de tecnología, el punto central siguen siendo los docentes y su capacidad de aprovecharla efectivamente para apoyar los procesos de aprendizaje de sus estudiantes.




12 abr. 2010

Educación a distancia en el siglo XXI ¿Una nueva oportunidad?

En la segunda mitad del siglo XX, una serie de iniciativas promovieron la educación a distancia, mediante el uso de la televisión, como una forma de resolver el reto que significaba hacer llegar contenidos de calidad a localidades o escuelas remotas, mostrar el desempeño en la entrega de dichos contenidos de maestros eficaces, o generar oportunidades de formación flexibles para estudiantes que habían abandonado la escuela.

La evaluación de dicha experiencia no fue buena. El uso que se hacía de los materiales disponibles era escaso, en muchos casos el acceso era difícil y rígido, y el impacto final en tasas de matrícula o resultados educativos fue bajo.

Con el surgimiento de las Tecnologías de la Información y la Comunicación, aparecieron numerosas opciones de formación a distancia, ahora conocidas como e-Learning, que despertaron enorme entusiasmo en la última década del siglo pasado, pero que lentamente se concentraron en la oferta de educación superior.

Probablemente, esta concentración se deba, entre otras causas, a las oportunidades de mercado disponibles en este nicho. Efectivamente, por esta vía las instituciones de educación superior podían ampliar su oferta disponible, sin grandes inversiones en infraestructura ni personal, apuntando a un público interesado (que no tenía alternativas en la educación superior tradicional dadas las barreras económicas y académicas de entrada) y por tanto con disposición de pago.

Otro factor relevante puede ser el que las modalidades de educación a distancia desarrolladas en ese entonces estaban fuertemente marcadas por la idea del autoaprendizaje. Cada estudiante, frente a su computador, debía mantener una estricta autodisciplina para sostener sus estudios, fuera del control permanente de docentes y autoridades. Esto significó que una inmensa mayoría de programas de formación a distancia fracasaran debido a las enormes tasas de deserción de sus alumnos. Y probablemente, el público adulto tenía mayores motivaciones y grados de madurez suficientes para perseverar, en comparación con niños o adolescentes.

Sin embargo, hay tres elementos novedosos, propios de los últimos tres o cuatro años, que hacen relevante preguntarse sobre las posibilidades de la educación escolar a distancia, usando las tecnologías de la información y la comunicación, en el siglo XXI:

  1. La consolidación de la Web 2.0 (participativa y colaborativa) y el desarrollo de lo que se ha denominado “computación en la nube” (en referencia servicios y aplicaciones que funcionan completamente en internet y que por tanto no requieren estar almacenados en computadores locales, ni demasiado poderosos, y son accesibles desde cualquier lugar y dispositivo), ha implicado la aparición de herramientas cada vez más potentes, capaces de proponer experiencias educativas muy enriquecidas, respecto a las que hace apenas unos años estaban disponibles. De esta manera, es posible imagina plataformas de formación en línea no sólo más potentes y versátiles, sino además mucho mejor adaptadas a las necesidades de cada usuario, sean estas espaciales (ubicuidad), tecnológicas (diversas posibilidades de acceso) o educativas (distintos estilos y ritmos de aprendizaje).
  2. El avance de las TICs en el mundo, a precios cada vez menores (tanto del equipamiento como de la conectividad), ha abierto la oportunidad para que muchas familias tengan acceso a recursos digitales, pero también a que muchos gobiernos (nacionales, regionales o locales) hayan hecho importantes inversiones para reducir las brechas de acceso que enfrentan las familias de menores recursos. La ola de proyectos 1 a 1 en la región es una muestra de aquello.
  3. En contraposición a los dos puntos anteriores, América Latina enfrenta la persistencia de las dificultades para alcanzar alta cobertura, especialmente en la educación secundaria, tanto por razones geográficas y económicas, como por la deserción de los estudiantes, los que no ven en la escuela, en muchas ocasiones, una oferta con el atractivo suficiente para mantenerlos motivados y con expectativas razonables respecto de sus logros. A esto se suma el que, pese a los innumerables recursos invertidos y las diferentes aproximaciones que han tenido los procesos de reforma, los resultados educativos están muy lejos de la calidad esperada.

Estos tres factores combinados, plantean una oportunidad de reflexión acerca del potencial que puede tener la educación a distancia, en el ámbito escolar de América Latina, sobre el que vale la pena intentar nuevas aproximaciones.

6 abr. 2010

Un millón y medio de computadores para estudiantes este año en América Latina


Al finalizar el 2009, era posible contabilizar casi 600 mil computadores en manos de los estudiantes de América Latina. El grueso de ese número lo aportaban Uruguay (380 mil) y Perú (150 mil). El resto se distribuía en proyectos de menor escala en Argentina (San Luis), Chile, Brasil (Piraí), Paraguay, Colombia, Costa Rica, Haití y Jamaica.

En setiembre de 2009, el Bid organizó un Seminario en Washington DC sobre el tema de Tics en educación en el que proyectó que, dado el comportamiento de los últimos tres años en este tipo de iniciativas, era posible postular que la adopción de modelos 1 a 1 en la educación de la región se estaba comportando como una innovación disruptiva, es decir, como una estrategia novedosa y atractiva, que llenaba un vacío respecto de la situación precedente ya que permitía el acceso a la tecnología a un costo abordable, a muchos estudiantes y familias para los que antes de esto el acceso era completamente imposible.

En ese seminario, pronosticamos que, de ser cierto el comportamiento disruptivo detectado, para el 2015 era probable que 30 millones de estudiantes contaran con un dispositivo móvil que les apoyara en su tarea escolar.

Para que dicho pronóstico pueda sostenerse, dada la aplicación del modelo propuesto por Christiansen y otros, sería necesario que al terminar el 2010, alcanzáramos el millón y medio de computadoras distribuidas, es decir, sólo este año debieran repartirse 900 mil máquinas.

Los procesos de compra y los anuncios hechos hasta ahora por los gobiernos de la región para el 2010 incluyen a Argentina (250 mil para escuelas técnicas y 350 mil para escuelas secundarias anunciadas por la Presidenta Fernández para este año, más otros tres millones para los siguientes dos años. A esto hay que agregar las 180 mil que anunció el gobierno federal de Buenos Aires y las 60 mil de la provincia de La Rioja) Por su parte Perú adquirió 250 mil computadoras para continuar la expansión de su programa ahora en zonas urbanas y Uruguay otras 180 mil para la ampliación del Plan Ceibal a secundaria. También, Venezuela empezó este año su plan distribuyendo 250 mil equipos a sus estudiantes y Brasil compró 150 mil computadoras.

Sin contar otros programas de menor escala, estas iniciativas implican la distribución en el 2010 de 1 millón 570 mil nuevas computadoras a los estudiantes de América Latina. En consecuencia, y aún considerando posibles dificultades administrativas y logísticas que puedan retrasar algunas de estas entregas, es posible afirmar que muy seguramente se alcanzará y tal vez superará el pronóstico propuesto por el BID para este año y que a nosotros mismo nos pareció audaz hace apenas unos meses.

El desafío sigue siendo educativo. En el BID estamos trabajando fuertemente con los países de la región, varios de los cuales están entre los mencionados antes, para que estas inversiones en equipos y conectividad vayan acompañadas de fuertes apoyos en la formación de los docentes, la generación de nuevos recursos educativos y nuevas estrategias didácticas, el desarrollo de políticas de apoyo de largo plazo e integradas al conjunto de la política educativa, la incorporación de las familias y otras medidas que propongan un contexto adecuado, centrado en la mejora de los aprendizajes de los estudiantes y sostenible en el tiempo.

La Conferencia Internacional sobre Modelos 1 a 1 en Educación, que organizamos en febrero recién pasado en Viena, junto a la OECD y el Banco Mundial, nos volvió a ratificar que las experiencias que exhiben mayores avances en esta línea, son precisamente las que han apostado por enfoques holísticos y audaces.

26 mar. 2010

Entrevista radial sobre computadores para estudiantes en América Latina

Radio Duna de Chile, hizo esta entrevista para conocer de los avances en la iniciativas de computadores para estudiantes en América Latina.

Para escuchar la entrevista, haz click AQUÍ

24 mar. 2010

Indicadores TIC y Educación

Como algunos de ustedes saben acá en el BID hemos estado refinando el Marco Conceptual y sus Indicadores, algunos de ustedes probablemente tuvieron acceso a la última versión de este documento. Este es un breve mensaje contándoles un poco de los últimos avances en nuestro trabajo de indicadores en TICs y educación.

16 mar. 2010

New Millenium Learners Conference 2010 en la Red

A tres semanas de New Millenium Learners. Conference 2010, que reunió a más de 100 expertos de 30 países en torno a las experiencia de inactivas 1 a 1 en el mundo tenemos dos cosas que contarles.

La primera es que ya están disponible en el sitio oficial del evento las presentaciones de los expositores y la segunda es que han sido muchos los entusiastas que han querido compartir esta valiosa experiencia con los que no estuvieron presentes, y al día de hoy podemos encontrar numerosas entradas de blog y notas que abordan los contenidos de este evento y divulgan las experiencias que ahí se compartieron.

8 mar. 2010

Conferencia Internacional Modelos 1 a 1 en Educación (Presentaciones)

Oportunidades y riesgos de los modelos 1 a 1 en educación
Presentación Carla Jimenez ( BID)


Monitoreo del uso y resultados: cómo los países saben qué pasa en terreno?
Presentación Oscar Becerra (Perú)

Apoyando a los usuarios: ¿Cómo son apoyados los profesores y los estudiantes?
Presentación Alicia Bañuelos, (San Luis, Argentina)

Las expectativas políticas: ¿Por qué los países están invirtiendo en modelos 1 a 1?
Presentación Fernando Brum Plan Ceibal (Uruguay)


La transformación de la enseñanza y los aprendizajes: hay nuevos modelos y ambientes?
Presentación Franklin Coelho, y Maria Helena Cautiero Pirai Digital ( Brasil)


Impacto en la equidad: ayuda el 1-a-1 a cerrar la brecha de equidad?
Presentación Cecilia Alcalá Paraguay Educa ( Paraguay)


Impacto en los resultados de los estudiantes: los 1-a-1 mejoran los resultados de los estudiantes?
Presentación Patricia Sierra Fundación Pies Descalzos ( Colombia)

Discurso principal: Mirando hacia el futuro: la importancia de aplicación y contenido de calidad
Presentación Miguel Nussbaum ( P.Universidad Catolica, Chile)


Vale la pena invertir en 1 –a-1? Cual es el vinculo entres estas políticas publicas y otras políticas educativas?
Presentación Alejandro Piscitelli ( UBA, Argentina)


Lecciones aprendidas y próximos pasos
Presentacion Eugenio Severin (BID)

4 mar. 2010

TICs en educación: una innovación disruptiva

Para el año 2015, es posible que 30 millones de estudiantes de América Latina cuenten con un dispositivo electrónico de uso personal, destinado a apoyar sus aprendizajes1. Esto representa un enorme desafío educativo.

Esta Nota de la División de Educación del Banco Interamericano propone una reflexión sobre este desafío.

Ver y bajar PDF

3 mar. 2010

Modelos 1 a 1 en educación: Balance, Perspectivas y desafíos


La Conferencia Internacional sobre Modelos 1 a 1 en educación, organizada conjuntamente por el Banco Interamericano de Desarrollo, el Banco Mundial y la OECD, y acogida por el Ministerio de Educación de Austria, ha sido una excelente ocasión para repasar el estado del arte en la implementación de este tipo de estrategias en el mundo.

La cobertura que hicimos del evento, en este blog (resúmenes de sesión 1, sesión 2 y sesión 3) y a través de Twitter, permite visualizar la enorme cantidad de experiencias presentadas, cada una con sus propias características y contextos. Sin duda, la oportunidad de tenerlas a todas reunidas en un sólo momento y espacio, ha sido de una ganancia enorme para sus responsables y para los organizadores.

26 feb. 2010

Conferencia Internacional Modelos 1 a 1 en Educación (Resumen tercer día)


Presentamos aquí un resumen del tercer día de la Conferencia Internacional auspiciada por el Ministerio de Educación de Austria y organizada en conjunto por el Banco Interamericano de Desarrollo, la OECD y el Banco Mundial.

En el marco de la cooperación técnica RG-T1709, apoyada por el Gobierno de Corea, el BID ha invitado ocho panelistas regionales para presentar sus experiencias en modelos 1 a 1 y compartir las lecciones de la conferencia en sus propios países.

23 feb. 2010

Conferencia Internacional Modelos 1 a 1 en Educación (Resumen segundo día)

Presentamos aquí un resumen del segundo día de la Conferencia Internacional auspiciada por el Ministerio de Educación de Austria y organizada en conjunto por el Banco Interamericano de Desarrollo, la OECD y el Banco Mundial.

En el marco de la cooperación técnica RG-T1709, apoyada por el Gobierno de Corea, el BID ha invitado ocho panelistas regionales para presentar sus experiencias en modelos 1 a 1 y compartir las lecciones de la conferencia en sus propios países.

Para seguir la Conferencia en Twitter



22 feb. 2010

Conferencia Internacional Modelos 1 a 1 en Educación (Resumen primer día)

Presentamos aquí un resumen del primer día de la Conferencia Internacional auspiciada port el Ministerio de Educación de Austria y organizada en conjunto por el Banco Interamericano de Desarrollo, la OECD y el Banco Mundial.

En el marco de la cooperación técnica RG-T1709, apoyada por el Gobierno de Corea, el BID ha invitado ocho panelista regiuonales para presentar sus experiencias en modelos 1 a 1 y compartir las lecciones de la conferencia en sus propios países.

13 feb. 2010

iPad, Netbooks y educación

El revuelo causado por el lanzamiento de la Apple iPad nos regala una excusa para volver a reflexionar sobre el impacto que este tipo de dispositivos podría tener en la educación. Desde el BID hemos señalado nuestra convicción de que los modelos de computación uno a uno tendrán una rápida penetración en el espacio educativo en América Latina. Si es así, y conociendo la enorme fuerza que ha tomado Apple en el desarrollo de dispositivos de consumo masivo, queremos reflexionar sobre su potencial.

25 ene. 2010

Conferencia Internacional sobre estrategias de computación 1 a 1 en Educación

Conferencia Internacional organizada por el Ministerio de Educación de Austria, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y el Banco Mundial se desarrollará entre el 22 y el 24 de febrero en Viena, Austria.

16 ene. 2010

Nueva publicación de OECD sobre Recursos Digitales de Aprendizaje

Más allá de los Libros de Texto: Recursos Digitales de Aprendizaje como innovación sistémica en países nórdicos


Resumen: La tecnología es un conductor clave dela innovación en educación, y una variedad de programas focalizados en la inversión en infraestructura, equipamiento, formación en servicio y recursos digitales de enseñanza han sido desarrolladas para promover su uso en escuelas primarias y secundarias. Sin embargo, muy poca atención analítica comparativa se ha puesto en comprender cómo los recursos digitales mejoran la calidad del aprendizaje, en medir las políticas públicas que apoyan su desarrollo y uso, y en el papel jugado por otros grupos de interés, como publicadores editoriales, compañias de comunicación y crecientemente, comunidades de usuarios. Esta publicación intenta cerrar esa brecha revisando y evaluando procesos de innovación sistemática.

14 ene. 2010

Estudio europeo recomienda enseñanza temprana de tecnología


La inclusión de la tecnología en el plan de estudios en una etapa temprana de la infancia podría ayudar a aumentar el interés de niños y niñas por la ciencia y la tecnología, según se indica en una investigación financiada con fondos comunitarios y publicada recientemente en la revista Journal of Technology and Design Education.

10 ene. 2010

Con el Profesor en Casa

En Uruguay, los maestros del Programa INFAMILIA se convierten en tutores para niños con necesidades especiales

8 ene. 2010

Las Tecnologías de Información y la Educación en las Aulas (CNN)

¿Cómo reinventar la educación en las aulas? Marcelo Cabrol, jefe de la División de Educación del BID, resalta la importancia de la reinvención de la educación en las aulas y sobre las brechas de aprendizaje que existen en América Latina y el Caribe.

Entrevista de CNN a Marcelo Cabrol, Jefe de la División de Educación del BID.

Uruguay: Reinventar el Aula

Gracias al Plan Ceibal, Uruguay es el primer país del mundo en dar una computadora a cada niño.

Creative Commons License

Esta obra está bajo una
licencia de Creative Commons.